IFRS-#10. Las Nuevas Normas de Consolidación de Estados Financieros.

Por Bettina Cabana

1 de octubre del 2012.

 

La IASB (Mesa Internacional de Estándares en Contabilidad) ha dado a conocer recientemente un nuevo conjunto de normativas internacionales  que regulan la consolidación de estados financieros en entidades que ejercen control sobre otras.

Este nuevo conjunto de normas, conocido como IFRS 10 (International Financial Reporting Standards #10), sustituirá a partir del 1° de enero de 2013 a la normativa internacional anterior, conocida como NIC 27.

Los cambios más importantes se observan en la definición del control. Una entidad que ejerce control sobre otra, debe presentar estados financieros consolidados, esto está claro.

Pero las situaciones de “control” de una entidad sobre otra, a veces no son tan fáciles de determinar o definir. Según la normativa NIC 27, el control se da cuando la entidad “inversora” tiene poder para dirigir las políticas financieras y de operación de otra entidad “participada”, con el objetivo de obtener beneficios de sus actividades. Además, las normas NIC 27 incluían una definición de control diferente para aquellas entidades de “cometido especial”.

Con  la aplicación de las nuevas normas IFRS 10, la definición de control cambia. En primer lugar, el nuevo modelo de consolidación define el control de una sola manera, para todo tipo de entidades, incluyendo las de “cometido especial”, ahora denominadas “entidades estructuradas”.

Además, según las nuevas definiciones, un inversor tiene control sobre una participada cuando tiene derecho sobre los retornos variables procedentes de la misma o está expuesto a ellos, pudiendo además influir sobre dichos retornos, ejerciendo su poder. Este punto se considera independientemente de los derechos de voto que el inversor tenga sobre la entidad participada.

Dicho en otras palabras, aunque una entidad no tenga derechos de voto sobre otra, si  efectivamente tiene derechos y ejerce su poder sobre los retornos variables de la entidad participada, se entiende que  ejerce control, y la entidad debería presentar estados financieros consolidados.

Cabe destacar que los métodos de consolidación no han sido modificados; lo que ha cambiado básicamente son las normas referentes a los modelos de control.

En algunos casos, la relación de control es fácil de identificar. Cuando una entidad tiene  la mayoría de los derechos de voto en otra entidad, estos mismos derechos son los que le dan poder sobre los retornos de la participada, y en estos casos, está clara la relación de control.

Pero  en muchos otros casos, no será tan fácil determinar el poder ejercido, especialmente cuando se tiene menos de la mitad de los votos, cuando las entidades son estructuradas o cuando existen derechos potenciales de voto. Se deberá realizar un profundo análisis de los siguientes puntos, para determinar si un inversor controla realmente a una participada:

-          Actividades: Poder para dirigir las actividades de una entidad participada, afectando significativamente los retornos variables de la misma.

-          Derechos de voto, derechos de voto potenciales, derecho al nombramiento de altos directivos, derecho para la toma de decisiones, incluyendo decisiones de destitución.

-          Exposición a los rendimientos variables: dividendos, remuneración, reducción de costes, etc.

La IFRS 10 ofrece una amplia guía de aplicación de criterios de evaluación para determinar si los diferentes tipos de derecho mencionados arriba, aportan poder  o control a un inversor. Gran parte de esta nueva guía difiere de la normativa anterior NIC 27, de modo que muchas empresas o grupos verán modificado su perímetro de consolidación.

Hay muchos casos y situaciones especiales que se deben considerar con  mucho cuidado, por ejemplo, cuando una entidad delega ciertos derechos a un agente. Se debe revisar cuidadosamente la relación entre entidad principal y agente, para determinar si existe relación de control, teniendo en cuenta los siguientes puntos.

-          Derechos de sustitución del agente.

-          Remuneración recibida por la parte que tiene los derechos en la toma de decisiones.

-          Exposición a retornos variables, a través de otros intereses mantenidos en la participada.

Hasta el momento, algunas entidades inversoras estarían exentas de presentar consolidación, bajo algunas circunstancias especiales. Para que la excepción sea aplicable, se deben cumplir los siguientes requisitos:

-          La principal actividad de la entidad es invertir en múltiples entidades para lograr la revalorización del capital, generar ingresos por inversiones o ambos, teniendo los inversores un compromiso explícito sobre este punto.

-          La entidad agrupa los fondos de sus inversores, para que los mismos se beneficien con el manejo profesional de la inversión. La entidad no tiene relación alguna con los inversores, y éstos no participan significativamente en las acciones de la misma.

-          La entidad gestiona y evalúa el rendimiento de sus inversiones en base al valor razonable.

-          La entidad brinda información financiera a sus inversionistas,  sobre sus actividades de inversión.

-          Para la exención de la consolidación también se solicita que la entidad sea contabilizada por su valor razonable.

Al menos por el momento, sólo las entidades de inversión podría utilizar la exención por valor razonable. Y en caso de que la entidad de inversión esté controlada por una entidad de otra índole, la consolidación podría aplicarse sobre la entidad que tenga mayor nivel en el grupo.

 

Para contactar al autor de este documento Brian.gutierrez@liderfinanciero.com